La lista para ir a comprar alimentación: un reto fácil

Recomendaciones para mayores

Suara Cooperativa

[Publicación 09/04/2020]

Una alimentación saludable es esencial para una buena salud en cualquier etapa de la vida. Pero cuando hablamos de personas mayores, hacer una dieta sana es más que recomendable pues le ayudará a sentirse mejor, a mantenerse activos durante más tiempo, y le ayudará en la protección y prevención de enfermedades. Aunque es tanto o más importante seguir una buena alimentación con las recomendaciones que ya estamos acostumbrados a escuchar, hacer una buena planificación nos puede ayudar a hacer una buena compra.

A continuación os dejamos unas recomendaciones para poder comprar los alimentos que necesitéis durante estos días sin que ello le suponga un dolor de cabeza añadido o se siente angustiados en estos momentos de confinamiento, ya veréis que ir a comprar puede ser más fácil de lo que imaginas!


Pocos productos, una gran compra!

Es muy posible que en estos momentos de incertidumbre sentís que os falta de todo, o que tal vez se acaba la comida, o que es mejor tener todo lo que necesita en la despensa de casa. Esta es una opción muy personal y en función de cómo cada persona vive la situación, pero hay evidencias que nos hacen pensar que esto no tiene porque ser así.

En primer lugar estad tranquilos, el abastecimiento de productos está y estará garantizado durante todo el período que dure el confinamiento. En segundo lugar, no hay que dejarse llevar por el miedo, pensad que si compráis grandes cantidades de alimentos lo más probable es que se pongan malos, o no tenga en cuenta la caducidad y no pueda consumirlos. La recomendación es no hacer compras grandes.

Por otra parte, si compra justo lo que necesita con una previsión de 4 o 5 días vista (orientativamente) ahorrará energía en cargar mucho peso con la compra que haga. Y sobre todo puede tener productos más frescos y al día.


Planificar bien qué necesita.

Hacer una buena previsión de lo que necesita es una cuestión básica para empezar. Podéis hacer una lista de los alimentos y productos que necesitáis, intentad que ésta esté ordenada por columnas donde clasificar por tipo de producto, por ejemplo: fruta y verdura, huevos y productos lácteos, carnes y pescados, productos envasados, productos de limpieza, etc. De esta manera reduciréis la posibilidad de olvidaros algo y haréis la compra más rápido.


Haced uso de las redes solidarias de la comunidad

En muchas poblaciones han surgido iniciativas de personas voluntarias que, entre otras acciones, pueden ayudaros a realizar la compra o en otros casos llevarla a casa. Esta puede ser una buena opción si tiene dificultades para salir de casa, o el establecimiento está ubicado demasiado lejos de vuestro domicilio. Para saber si existe alguna iniciativa de este tipo podéis poneros en contacto con el Ayuntamiento o hacer una búsqueda en las redes sociales.

Otra opción es poder hacer el encargo en la tienda de confianza. Hay muchos establecimientos y comercios pequeños que pueden preparar la compra y sólo será necesario que vaya a recogerla o incluso hay algunas que ofrecen el servicio de llevarlo a domicilio gratuitamente.

Fácil, ¿verdad?