La actividad física en personas mayores frágiles

Recomendaciones - Mayores

Suara Cooperativa

[Publicación 03/04/2020]

La persona mayor va teniendo limitaciones vinculadas al proceso de envejecimiento, como consecuencia de las dificultades de salud, y esto puede ocasionar problemas en las actividades del día a día. Ahora bien, esto no significa que no pueda llevar a cabo algunas actividades físicas que puedan ser favorables.

Es cierto que la actividad física en personas más frágiles deben ir dirigidas a preservar el estado físico y de salud, para sentirse fuertes y mantener al máximo todas las capacidades. Para poder acompañar a las personas mayores frágiles en la realización de la actividad física, debéis tener en cuenta que sean graduales, no intensivas y sobre todo motivadoras para la persona. Así pues, podemos hacer propuestas de actividades de todo tipo, y que la persona pueda elegir con las que se siente más cómodo.

A continuación algunos ejemplos:

Ejercicios para trabajar la resistencia

La actividad de resistencia más común es caminar, si bien hay otras más domésticas como barrer, o subir/bajar escaleras. Para empezar suavemente, se pueden hacer ejercicios de 5 minutos hasta llegar a periodos de 10 minutos andando.

Estad atentos a la persona y alternar periodos de descanso y de respiración si aparece cansancio o que las piernas no le aguantan. Ten en cuenta que hay que hacerlo dentro de casa y en un lugar que sea seguro, será suficiente con un pasillo o una sala donde se puedan hacer algunas pasos seguidos.

Ejercicios de equilibrio

Se pueden hacer actividades como levantarse y sentarse de una silla sin hacer uso de las manos para poner a prueba la estabilidad del cuerpo. Este tipo de ejercicio nos hace trabajar el equilibrio y al mismo tiempo el reforzamiento muscular de las piernas y nos ayudan sobre todo a prevenir caídas pues la persona se siente más estable y fuerte cuando camina.

Otra propuesta es desde la posición sentada, mover los pies de talón a los dedos, y cuando se gane más equilibrio poder hacer el mismo ejercicio derechos.

Atentos y no dejar sola a la persona mayor para evitar una posible caída.

Ejercicios de flexibilidad

En último lugar, para trabajar la flexibilidad hay que hacer estiramientos musculares. Para ayudar a las articulaciones y músculos para que no se resientan después de hacer los ejercicios y sobre todo para evitar lesiones.

Recomendamos hacer estiramientos antes y después de los ejercicios que os hemos propuesto, y tendremos que hacer entre 3 y 5 repeticiones de cada movimiento, manteniendo la posición del estiramiento unos 10/15 segundos. Algunos ejemplos de estiramientos son la rotación de hombros, subir y bajar los brazos, rotación suave de la parte del cuello o estiramientos de la parte posterior de la pierna.